Rutas Torres de Albanchez

RUTAS

Cerro del Castillo de la Yedra
Torres de Albanchez - La Cuerda - El Picarzo - La Ermita
Fuente del Cerezo - Cueva de los Caballos
Fuenfría - La Hoya - La Tala - El Carrascal
Fuente de la Carrasca - Fuente de la Mujer
Ruta de las Fuentes del pueblo

¿Nos hemos dejado alguna ruta? Contácta con nosotros.

Cerro del Castillo de la Yedra


El Castillo de la Yedra se encuentra a 2 kilometros del pueblo, en la cima de la montaña conocida como "El Romeral". Podemos comenzar la ruta por diversos sitios diferentes. El más fácil parte de la carretera general, hasta llegar a la fuente de los Perritos, donde hay un camino forestal hacia la derecha que nos conduce al campo de fútbol de Viñahonda.

El segundo no está señalizado, pero no presenta demasiada dificultad. Comenzando en la Plaza de Toros, subimos dirección hacia el depósito municipal de agua, donde encontraremos una vereda a mano izquierda que asciende suavemente entre pinos y rocas calizas.


Llegaremos a una explanada donde encontraremos la fuente del Agüero, un pilar utilizado comoabrevadero de agua para el ganado. Es este unbuen sitio donde observar pequeñas aves, como herrerillos y carboneros. Continuando el sendero, haremos un giro al norte, y lo continuaremos hasta llegar al mencionado campo de futbol.
Una vez en el campo de futbol, enlazaremos con la ruta PR-A186 Circular del Castillo que explicamos a continuación.
En el campo de futbol, detrás de una de las porterías veremos una gran roca fácilmente accesible, si llegamos hasta ella nos encontramos en el camino de nuestra ruta. Solo tenemos que seguirlo y seguir las indicaciones blancas y amarillas del PR, dejando siempre la cima del castillo a nuestra izquierda.

Por el camino empezaremos a disfrutar de inmejorables vistas del valle del Guadalimar al sur, distinguiendo, de oeste a este, el mítico monte de El Yelmo, el castillo de Segura de la Sierra, Peñalta y algunas cumbres del término de Siles, tales como Navalperal o el cerro de El Espino. Continuando hacia el este apreciaremos el valle del rio Onsares, apreciando, de norte a sur, el Calar del Mundo, la zona rocosa de Las Muelas en la sierra de Calderón y el altiplano de la Peña del Cambrón. Cuando pasemos la cara norte del castillo, entramos en una zona de umbría perpetua. Por la frondosidad del bosque, las vistas se muestran más escondidas, pero, con acierto, podremos observar las cumbres más altas de La Cuerda y las manchas blanquecinas que forma las aldeas de la Fuente de la Carrasca y la Fuente de la Mujer. En estos parajes el paisaje se llena de musgos, helechos y grandes rocas.


Casi finalizando la circular, orientados de nuevo de cara al mediodía, veremos que la subida a la cima se encuentra perfectamente señalizada en una ladera totalmente despejada de bosque.
Esta es la ruta tradicional de ascensión, aunque difícil por la gran pendiente que presenta la ladera. Merece la pena subir hasta arriba zigzagueando a través de ella, siendo perfectamente apta, con esfuerzo y paciencia, a todas las edades.
En los alrededores del castillo podemos encontrar restos de casas, murallas, restos cerámicos por doquier y una alberca excavada en lo alto de la roca. Subir a lo alto de la roca presenta cierto peligro, y no es recomendable para los excursionistas más noveles
Entorno al castillo, en la época del año adecuada podremos ver aguilas culebreras que anidan por sus alrededores, así como ardillas, zorros y, más difícilmente, jabalíes, ginetas, garduñas, ciervos, cabras montesas y demás especies de mamíferos del hábitat serrano

Si pico alcanza los 1.145 m de altura y desde él se puede disfrutar de impresionantes panorámicas de todo el Parque Natural.

Torres de Albanchez - La Cuerda - El Picarzo - La Ermita

Comenzaremos la ruta desde la Cooperativa Virgen del  Campo, siguiendo un camino agrícola que parte junto al hotel "Zahara de los Olivos". Seguiremos ese camino sin pérdida hasta el cortijo de la Fuenfría, durante unos 30 minutos. Llegaremos a la plaza principal del cortijo, donde podremos ver una fuente blanca de dos caños con un pilar de piedra adosado, de la que mana un agua procedente de un manatial natural.

Giraremos a la derecha hasta llegar a la antigua carretera que, en tiempos de la II República, enlazaba Torres de Albanchez y La Puerta de Segura. Se trata de una carretera sin asfaltar, pero con un firme que, en su mayor parte, se encuentra en buen estado, siendo transitada por todo tipo de vehículos, incluso turismos. En este punto, tomaremos la dirección de la izquierda, hacia el suroeste, continuando por este camino durante un par de kilómetros. Durante este trayecto pasaremos a través de una vaguada conocida como el Barranco de los Ladrones, donde la leyenda cuenta que era un paraje frecuentado por el mítico bandolero "El Pernales". Asímismo observaremos hacia el sur las tierras bajas de la aldea de La Hoya.

Al poco, alcanzaremos un collado en el que encontraremos un cruce de caminos. Si siguiésemos la carretera llegaríamos a La Puerta de Segura, y al frente aparece un camino empedrado que desciende bruscamente y que conduce a diversos cortijos abandonados. Desde la izquierda llega un carril forestal que atraviesa sierra Oruña, es el GR-146 "Montes y Olivares de la Sierra de Segura", que une las localidades de Hornos de Segura y Vilarrodrigo a lo largo de 56 km. En este punto hemos de aumentear la precaución, porque hemos de tomar el GR hacia la derecha, ascendiendo por la brusca ladera a través de un "ajorraero", es decir, un camino abierto en el monte por donde las bestias transladan los troncos de la tala. Ascendiendo sin salirnos del rastro daremos con una señalización del GR a través de un sendero más angosto y sin apenas pendiente.

Seguiremos por el GR en dirección “Fuente de la Carrasca”. Solo habrá que seguir el camino, teniendo en cuenta que, hay un momento en el que un campo de olivos se come el sendero, por lo que tendremos que seguir rectos entre las olivas y los pinos, volviendo al camino a unos pocos metros, encontrando una señal roja y blanca de GR. Más adelante, el camino da un cambio de dirección brusco, simplemente tendremos que mirar al suelo y encontrar el camino de nuevo.

El sendero desemboca en una gran explanada donde pueden aterrizar helicópteros del Infoca. Una variante interesante podría ser la ascensión desde este punto a la cima del Picarzo, que, con 1.296 m es la mayor altura del témino municipal, y donde se obtiene una de las mejores panorámicas de los alrededores: hacia el norte destacan las vistas de las llanuras manchegas de Albacete y Ciudad real, y hacía el sur podremos disfrutar de inmejorables paisajes de la Sierra de Segura en general. Cerca, podremos encontrar el yacimiento de la ciudad perdida del Picarzo con mas de 5000 años de antigüedad y sobre el cual se esconden muchas leyendas antíguas.

Atravesando dicha explanada, o bordeándola, encontraremos de nuevo el sendero, que nos llevara, serpenteando un poco, hasta la Ermita de la Virgen del Campo, donde podremos disfrutar del mejor agua de toda la zona.

Para llegar al pueblo, simplemente habrá que bajar por la carretera provincial de Génave a Torres de Albanchez. Si nos hartamos de asfalto y coches, existen varios atajos entre las olivas, que tomaremos justo después de haber dejado el cruce de los carriles que llevan hacía la Fuenfría y la Fuente de la Mujer.  Pero pronto volveremos a la carretera principal llegando al pueblo por su parte norte.

Más información sobre esta ruta


Fuente el Cerezo – Cueva de los caballos - PR-A 186

Empezamos el camino desde las eras altas, en El Ejido. Si seguimos la pista de arena durante cien metros aproximadamente, antes de llegar a la primera nave agrícola, podemos intuir un pequeño camino que se bifurca hacia la izquierda, a la altura de una calera ya en desuso que se sitúa en el margen derecho del camino agrícola.

Continuaremos por este sendero, lo seguimos recto pasando junto a otra nave agrícola; con suerte podremos encontrarnos algún rebaño de ovejas. Dejando atrás dicha nave, el resto del sendero transcurrirá por el bosque y en buena parte de su recorrido seguiremos vislumbrando el camino agrícola, aunque nos iremos adentrando en la espesura de pinares, coscojas, romeros y enebros, y seguro que nos encontraremos alguna retama con nudos. Son los llamados nudos del diablo, la tradición dice que si paseas por el bosque debes hacer un nudo a una retama para evitar que el diablo te siga.

Durante la marcha deberemos recoger pequeñas piedras del camino, porque, en un momento dado, nos encontraremos en el lado derecho una gran roca que si la miramos fijamente nos recuerda a la cabeza de un gigante con la boca entreabierta. La tradición dice que si tiramos piedras y estas se quedan en la boca se nos concederá un deseo. Juego popular que hoy en día se sigue haciendo.

El sendero termina en el carril agrícola sin ningún tipo de pérdida, tomaremos el sentido hacia la izquierda y continuaremos otros cien metros hasta llegar a la Fuente del Cerezo. Allí podremos disfrutar de excelentes vistas del valle del río Onsares y sus cortijadas, como Los Morachos, Los Maridos, el Retamar o La Torrecilla, entre otros.

A la derecha de la fuente, veremos un carril que sube hacia las ruinas de una vieja aldea; lo cogeremos y llegaremos a una explanada,  donde habitualmente el pueblo de Torres celebraba la fiesta de San Marcos, día de convivencia donde se hacían juegos típicos y se degustaba la tradicional gastronomía local: los hornazos, las tortas de San Marcos, las tortas de manteca y los huevos cocidos pintados de colores, entre los cuales se escondía alguno crudo.
De esa explanada, de cara hacia lo alto, salen tres senderos, uno a la izquierda, otro a la derecha, y otro que asciende, pero que igualmente tiende hacia la izquierda. Cogeremos el sendero de la derecha unos 20 metros, donde arriba, a la izquierda, podremos ver ya la cueva.


El acceso a ella es dificultoso y el terreno está muy escarpado y descuidado. Si se sube hasta la entrada de la cueva, se aconseja llevar un buen calzado, pantalón largo y material adecuado. Si bien es una cueva practicable no se recomienda entrar si no se posee cierta experiencia en espeleología y una adecuada equipación y preparación física.

Otra posibilidad es coger desde la explanada el camino que asciende hacia la izquierda, continuarlo durante veinte minutos, y enlazaremos con el PR-A 186 Circular del Castillo, comentado en otra ruta.

Fuenfría - La Hoya - La Tala - El Carrascal


Esta ruta atraviesa algunos de los más significativos cortijos de Torres de Albanchez. Antes de comenzar su descripción, diremos que esta ruta es idónea también para hacerla con bicicleta de montaña.

Al igual que la ruta de "La Cuerda", comenzaremos la ruta desde la Cooperativa Virgen del Campo, siguiendo un camino agrícola que parte junto al hotel "Zahara de los Olivos". Seguiremos ese camino sin pérdida hasta el cortijo de la Fuenfría, durante unos 30 minutos. Seguiremos de nuevo la antigua carretera Torres de Albanchez-La Puerta de Segura al salir de la Fuenfría (en dirección a La Puerta).

En la primera curva pronunciada que gira a la derecha y que encontraremos a apenas 200 m. de la Fuenfría, podremos aparcar las bicicletas por un momento y seguir por un sendero que se inicia hacia la izquierda. Si subimos por el borde del monte, llegaremos a la Piedra del Águila, donde podremos apreciar una panorámica de todo el paraje conocido como "La Hoya", en un valle al pie de unas cumbres conocidas como Sierra Oruña.


Volveremos al camino principal y lo seguiremos hasta aproximarnos al Collado de la Era del Coto, donde veremos el cruce de caminos. En este punto debemos extremar la precaución, porque podríamos errar al elegir el camino. A nuestra izquierda, nacerá un carril que descenderá suavemente; el carril que nos lleva al Cortijo de la Hoya, uno de los numerosos cortijos abandonados y en el que conviven ruinas de antaño con nuevas naves para el ganado. Atravesaremos La Hoya, sin desviarnos y seguiremos el mismo carril durante unos dos kilómetros, hasta llegar al cortijo de la Tala. Cerca de este cortijo están las conocidas como "Cuevas de la Tala", descubiertas recientemente, y con un gran valor espeleológico, aunque el acceso público no está permitido.

Después de La Tala, sin desviarnos del carril (nunca tomaremos ningún camino hacia la derecha), continuaremos descendiendo la ladera. También encontraremos pistas agrarias en buenas condiciones que giran hacia la izquierda, si seguimos por ese camino llegaremos, bien a la carretera a la altura de una cerrada curva bajo el pueblo conocida como "la revuelta de las mimbreras", o bien al propio pueblo por el barrio conocido como "Las Peñuelas" (cabe mencionar que la ultima cuesta hacia dicho barrio tiene una pendiente de cerca del 40 %).

Nosotros no abandonaremos el carril principal hasta llegar a la Cooperativa del Carrascal, donde en la explanada anterior a la fábrica, podremos ver encinas centenarias, uno de los últimos reductos de las dehesas mediterráneas. Extremando la precaución, cruzaremos la carretera. Seguiremos por el carril que nos lleva hasta el Circuito de Motocross. Podremos subir hasta el pueblo volviendo a la carretera o bien seguir por el camino donde hemos venido y subir más tranquilamente por uno de las anteriores pistas agrícolas.

Aunque desde el circuito, podemos seguir extendiendo la ruta, siguiendo por el mismo camino podremos enlazar con alguna de las vías que suben al pueblo por Arroyo Nando, aunque no se recomienda por sus abrupta pendiente, o enlazar con la carretera Torres de Albanchez - Onsares, bordeando "La Loma del Gato" y dejando a la derecha la montaña conocida como "Las Muelas". En los dos casos, si nos orientamos siempre hacia el norte, no habrá pérdida.



Fuente de la Carrasca - Fuente de la Mujer

Esta circular, es idonea para hacerla tanto andando como en bicicleta.
Gran parte del recorrido, lo haremos por la carretera que une Torres de Albanchez - Génave, carretera que, aunque asfaltada, es de tráfico lento. Saldremos del pueblo por el norte, por dicha carretera, dirección Génave.
No abandonamos la carretera hasta llegar al desvío hacía la Fuente de la Carrasca, aunque un kilómetro antes, podremos desviarnos para ver la "Ermita Virgen del Campo", de donde sale uno de los manantiales más puros que nutren al pueblo. No es extraño ver lugareños recogiendo agua de la fuente.

Cuando lleguemos al principio del cortijo "La fuente de la Carrasca", debemos desviarnos hacia la derecha, aunque merece la pena adentrarse hasta la plaza principal, ya que este es uno de los cortijos más bonitos de la periferia de Torres de Albanchez.
Bajaremos por el cortijo hasta llegar a un carril sin asfaltar, es una pendiente abrupta, pero no hay problema ya que estaremos bajando.

Seguiremos este carril sin abandonarlo, el cual atraviesa bonitos olivares y zonas con árboles autóctonos, pero lo que más nos llamara la atención es las impresionantes vistas de la comarca, miremos por donde miremos. Tras un tiempo andando y disfrutando del paisaje, podremos ver a la derecha el cortijo denominado "Fuente de la Mujer", hoy uno de los pocos cortijos que están preparados para albergar turistas de la zona.

El carril desemboca en un camino, si seguimos hacia la derecha, iremos al cortijo, si tomamos la dirección de la izquierda, tras una breve pendiente, desembocaremos en la carretera Torres de Albanchez - Génave de nuevo, la cual tomaremos para terminar la circular en el pueblo.


Ruta de las Fuentes Torres de Albanchez.

Torres de Albanchez es un pueblo bien provisto de fuentes públicas, tratándose algunas de autéticos manatiales de agua natural potable no tratada sanitariamente. Antiguamente el uso de estas fuentes era de vital importancia para la vida cotidiana, y, aún hoy, podemos cruzarnos con algún lugareño que acarrea agua para su uso doméstico.

Comenzaremos la ruta en la Fuente de los Perritos, también llamada "de los enamoraos”, situada en la entrada norte del pueblo, en la carretera de Génave.
Entrando al pueblo nos encontramos con el humilde Pilar del Museo Arqueológico Municipal. Esta fuente es tradicionalmente utilizada para abrevadero de animales, y no es raro encontrar algún barbo en su interior.
Continuamos bajando la carretera hasta la altura de la piscina municipal, junto al mercado de abastos. Bajando por una calle adoquinada, nos encontramos con los antiguos lavaderos del pueblo, donde antaño se juntaban las mujeres, tanto para lavar la ropa, como para comentar los sucesos de la comarca. Hoy día, el lavadero se ha convertido en un Museo Etnográfico.
Siguiendo la cuesta abajo daremos con la Fuente Larga, donde veremos utensilios de trabajo agrícola y donde disfrutaremos, desde su mirador adyacente, de  unas fabulosas vistas de toda la Sierra de Segura. El agua de esta fuente, junto con la de la Ermita, está considerada la mejor del pueblo, y es muy apreciada para su uso en comidas tradicionales. Además, junto a esta fuente hay una zona recreativa de la que parte una senda hacia la derecha, por debajo de las casas del pueblo. Si la tomamos llegaremos hasta un antiguo camino empedrado con unos restos del muro del antiguo molino de aceite. Ascendemos por él de nuevo al pueblo, y salimos delante de la Fuente del Cuartel Viejo, a los pies de la Torre del Homenaje.
Subimos bordeando la torre, hasta llegar a la Plaza de la Iglesia, donde podremos refrescarnos en una de las fuentes más monumentales, de principios del siglo XX, cuya aguas manan a través de una estructura artística de hierro con cuatro caños , y que ha permanecido invariable tras las numerosas reformas de dicha plaza.
Continuaremos por  la calle Cervantes hasta encontrar la Fuente del Chorrete, una de las fuentes más carismáticas del pueblo, donde se encontraba situada la vetusta “Casa de la Tercia” y donde abundan los peces de colores introducidos.
Seguimos por la calle Cervantes hasta encontrarnos con el Pilar del Parque. Podemos dar un paseo por el parque y continuar bajando por la calle Ramon y Cajal hasta dar con el último abrevadero del pueblo. Bajando hasta Arroyo Nando, aún podremos disfrutar de otras fabulosas vistas de todo el valle y del  noreste de la Sierra.